Estaba depresiva, no quería comer y vivía encerrada.

 

Dayana Romero

Mi nombre es Dayana Romero. Conocí a la Iglesia Universal desde muy pequeña, toda mi familia concurría hasta que a mi mamá le diagnosticaron cáncer de útero y al poco tiempo falleció. Mi familia se hundió en la depresión, dejamos de ir a la iglesia y todos los que componían mi familia eligieron distintos caminos. Al ser la menor me fui a vivir con mi hermano mayor, él trabajaba prácticamente todo el día, entonces yo dejé de ir a la escuela, empecé a ser rebelde, tenía malas amistades. Todo comenzó a empeorar, porque me involucré con la noche y el alcohol. A los 15 años me relacioné con un chico mucho mayor que yo, pensando que él me daría protección y bienestar, algo que mi familia no me brindaba. Pero no fue así, él solamente me usó, y me engañó.
Después decidí ir a vivir con una de mis hermanas, porque me sentía sola, creí que iba a ser mejor, pero esto no sucedió. Su marido intentó abusar de mí, lo que más me dolió fue que nadie me creyó. Me sentía sola, insegura, sin saber qué hacer. Mi vida no tenía rumbo. Vivía de casa en casa. Decidí volver con mi hermana, me involucré con otro chico, me escapaba de noche para verlo, al principio estaba todo bien, pero comenzaron las discusiones y las peleas. A raíz de esto comencé a fumar, a cortarme los brazos y luego las piernas para que nadie supiera. Estaba depresiva, no quería comer y vivía encerrada.
Fue en este momento que la FJU apareció en mi vida, había jóvenes que me conocían, entonces ellos iban a mi casa a invitarme, pero yo no les abría la puerta, porque volver a la iglesia me hacía recordar a mi mamá. El tiempo fue pasando y comencé a recordar las invitaciones que recibía de la FJU, fui entonces cuando comencé a ir de a poco y Dios fue transformando todo mi ser. Ya no fumo, no tomo, ya no corto mi cuerpo, hoy soy feliz porque Dios sanó todas mis heridas. No me siento más triste ni sola, porque sé que Dios está conmigo. Doy gracias a la FJU por rescatarme del fondo del pozo en donde estaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *